lunes, 11 de junio de 2012

El conflicto del subte: la larga lucha por no hacerse cargo

Hace ya 6 meses que la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, se enfrentan por el traspaso del subte de la Ciudad de Buenos Aires. El reclamo histórico de la Capital por tener la potestad sobre el manejo de una red que corre exclusivamente bajo su suelo pareció hacerse realidad a principios de este año cuando el Gobierno Nacional convocó a la Ciudad para iniciar el traspaso: el 3 de enero, ambos gobiernos firmaron un acta-acuerdo en que se dio inicio al proceso y se comprometieron a trabajar en dicho sentido.

Al momento del traspaso, la línea de subtes comprendía de las siguientes líneas y cantidad de pasajeros:



El 6 de enero, Mauricio Macri dispuso un aumento del 127% en los pasajes del subterrános, justificando su decisión en que se estaba "actualizando" la tarfia tras 8 años de inflación. Además, aseguró que la Ciudad necesitaría los recursos extras ya que la Nación se había comprometida a transferir únicamente el 50% de los subisidios por un año.

Sin embargo, la Tragedia de Once del 22 de febrero cambió el panorama. A través de una conferencia de prensa, anunció que suspendía el traspaso de los subtes. Macri se escudó en las "enormes inversiones" que necesitaba el subte para garantizar la seguridad de los usuarios y que, según su criterio, debían ser realizadas por el Estado Nacional.  Sus declaraciones fueron reflejadas en su cuenta oficial de Twitter.




La respuesta de Cristina Fernández de Kirchner no se haría esperar. Combativa como de costumbre, aprovechó la apertura de las sesiones legislativa del 1° de marzo para contestarle a Macri:


Una semana después, el Ejecutivo envió un proyecto de ley al Congreso para transferir la red de subtes, el tranvía de Puerto Madero y las 33 líneas de colectivos con recorridos que comienzan y terminan en territorio porteño al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

Aunque la oposición aprovechó las discusiones en el Congreso para fustigar al Gobierno Nacional por su política de transporte, contó el kirchnerismo contó con el apoyo dividido de la UCR y el FAP y se oficializó el traspaso por ley, el 28 de marzo.

Durante el mes de mayo, los representantes sindicales del subterráneo emprendieron medidas de fuerza para exigir una recomposición salarial y mejores condiciones de trabajo y seguridad. Además de levantamiento de molinetes, se realizaron dos días enteros de paro y amenazaron con 3 días más la semana siguiente. Sin embargo, el conflicto pudo evitarse tras un "acuerdo precario" con los trabajadores.

El proceso de traspaso pareció llegar a un punto muerto por la negativa de Macri de hacerse cargo del subte, hasta que, la semana pasada, la Presidenta transifrió la Secretaría de Transporte del Ministerio de Planifcación al Minsiterio de Interior, liderado por Florencio Randazzo.

Así comenzaron las primeras negociaciones para crear la Agencia Metropolitana de Transporte, un ente tripartito que incluyes la Nación, la Ciudad de Bs. As. y la provincia. Hasta ahora, sólo se concretó una reunión inicial en la cual Randazzo, Macri y el gobernador Daniel Scioli se comprometieron a trabajar juntos en el transporte de la región metropolitana.

Del subte, ni se habló.

Cronología del conflicto:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada